Hamacas

Las hamacas son un gran aliado a la hora de completar la decoración de la jaula de nuestras ratas, permitiendo multitud de formas, tejidos, alturas… Son entretenidas para las ratas por su gran variedad y por su comodidad a la hora de descansar, ya que permiten colocar el cuerpo en posturas diversas sin sufrir la dureza de otras superficies, como cestas o casitas, ni qué decir el propio suelo (aunque no por ello tienen por qué ser las favoritas de nuestras ratas la mayoría del tiempo).

Las hamacas pueden ser de tejidos gruesos y cálidos en invierno y algo más frescos en verano, pero es importante que sea el tejido que elijamos el que sea reúna tres características: no debe deshilacharse para evitar que las uñas de las ratas se enganchen y puedan dañarse, debe ser fácil de lavar incluso a altas temperaturas, y por último, que sean resistentes para aguantar el paso del tiempo y la gran actividad de las ratas, teniendo una mayor vida útil.

Además, pueden hacerse hamacas con tejidos reciclados que cumplan estas condiciones: camisetas viejas, pantalones rotos (cuyas perneras serán unos divertidos túneles), trapos de cocina, paños de microfibra… Si además somos manitas, podremos darles una bonita forma o y buscar diferentes diseños o aventurarnos a idearlos nosotros; pero si no lo somos, podemos recortar la tela de las medidas deseadas sin más. ¡No hay excusa para que no tengan todas las ratas unas cómodas hamacas!

Incluso si tenemos un presupuesto mayor, podemos adquirir productos ya fabricados para ratas o hurones, tanto en tiendas de productos para mascotas como en fabricantes artesanales de este tipo de accesorios, donde incluso muchos permiten la personalización de los mismos, en diferentes tejidos, colores y estampados, como el taller de Piggie Sweets o incluso en diferentes tiendas de Etsy.

A continuación mostramos una serie de diseños que pueden ser muy enriquecedores para la vida de nuestras ratas:

Hamacas simples

Son hamacas de distintas formas y tamaños, sin ninguna cobertura. Estas hamacas pueden servir no solamente como lugar de descanso, sino como zona de paso a otras áreas de la jaula o incluso como medida de seguridad anticaídas para jaulas altas, colocando en las zonas más inseguras. Pueden colgarse desde arriba para un efecto más “saco” o rectas y tensas para ofrecer una superficie lisa adicional en la jaula.

Sacos

Con forma de bolsa, están especialmente recomendadas para ratas muy jóvenes o ancianas, colocadas a ras del suelo para facilitar el acceso. Es recomendable que dispongan de alguna medida de sujección para que los animales no lo desplacen por toda la jaula, pudiendo sufrir un accidente o ensuciándolo con mayor velocidad. Además, si dispone de sujección en los cuatro vértices, puede servir también como hamaca colgante para ratas con mayor movilidad, o incluso colocado verticalmente, con la abertura en la zona superior, también puede ser una gran opción.

Hamacas sobre

Son hamacas simples con una cobertura cosida, dejando una o varias aberturas en la misma, permitiendo a los animales acurrucarse bajo las tela superior. Estas hamacas son típicamente confeccionadas con telas más abrigadas, e ideales para colocar en la jaula durante épocas de temperaturas más bajas o cuando hay una rata sola, por ejemplo durante una cuarentena o aislamiento veterinario, ya que ayuda al animal a mantener el calor con más facilidad, ya que no cuenta con el calor del resto de miembros del clan.

Hamacas dobles o literas

Son dos  hamacas simples, una de mayor tamaño cosida en la parte inferior, haciendo un efecto de espacio bajo la hamaca superior. Así, los animales pueden utilizar no solamente la parte superior sino también la inferior, que ofrece un espacio más resguardado, así como varias posibles entradas y salidas. Pueden confeccionarse con hamacas simples en la parte superior, o con otras diferentes, como hamacas de sobre o incluso madrigueras, para conseguir diseños más complejos.

Hamacas triples o de colmena

También conocidas como “honeycombs”, son similares a las hamacas dobles pero con tres hamacas simples en lugar de dos. Tienen unas dimensiones mayores y son perfectas para jaulas con mucho espacio vertical y clanes numerosos, ya que ofrecen una gran capacidad. Además, con sus múltiples entradas y salidas a distintos niveles, ofrecen multitud de recorridos diferentes posibles para las ratas a la hora de desplazarse por la jaula. Cosidas de pico a pico o de pico a medio lado respecto a la hamaca superior, toman distintas formas y efectos, haciéndolas aún más divertidas. Si nuestra jaula nos ofrece altura suficiente, podemos añadir más hamacas en la parte inferior, haciendo cuatro, cinco o más niveles. Además, también permiten la combinación con otro tipo de hamacas en la parte superior, como sobres o sacos.

Madrigueras

Son las hamacas quizá por las que las ratas tienen mayor preferencia, dado que ofrecen un espacio cómodo, oscuro y resguardado, por lo que es habitual que todo nuestro clan disfrute de largos descansos en ellas. Es ideal que dispongan de varias entradas, ya que las ratas se sienten más seguras teniendo varias opciones de paso, dada su naturaleza. Si solamente dispusieran de una, no es poco frecuente ver cómo son los propios animales los que, a base de roer el interior, realizan una nueva abertura en el tejido, pudiendo enredarse posteriormente con los hilos y ser peligroso para sus patas especialmente.

Cubos

Exactamente igual que las madrigueras, con forma de cubo o rectangulares, que también es recomendable que dispongan de varias entradas, bien a los lados o en la parte superior. Pueden confeccionarse con otros cubos cosidos debajo o a un lado, haciéndolos dobles, o bien, con hamacas en la parte inferior, haciendo el efecto de literas o colmenas. Tienen mucha versatilidad, y las combinaciones más complejas son perfectas para jaulas espaciosas y clanes numerosos. Incluso pueden conectarse los cubos entre sí haciendo coincidir aberturas o con un tubo entre ellas.

Tubos colgantes

Además de las opciones de plástico, existe la opción de colocar tubos de tela en la jaula de nuestras ratas. Estos tubos además ofrecen multitud de posibilidades, como un tubo simple, uno tubo simple con una abertura, uno más largo con dos, tubos de tres salidas (como el de la imagen) que a su vez tenga, o no, aberturas en su longitud… Los tubos pueden servir no solamente como zona de descanso sino como paso de un lado a otro y simulan muy bien cómo sería una galería natural.

Combinaciones

En realidad, con un poco de imaginación pueden coserse hamacas con cientos de diseños diferentes para enriquecer la vida de nuestras ratas. Lo ideal es disponer de hamacas no solamente simples, sino también otras más complejas que estimulen la curiosidad de los animales y les anime a realizar divertidos recorridos y ofrezca múltiples posibilidades.