Combatir el calor

Las ratas son animales que no toleran bien el calor, por lo que en verano debemos tener cuidado y refrescarlas cuando sea necesario.

Cuando una rata tiene demasiado calor se acuesta lo más estirada posible, se mueve lo menos posible y no nos hará mucho caso. Como último intento para refrescarse empiezan a jadear y a babear. Cuando una rata llega al extremo de babear su vida corre peligro.

A continuación encontrareis diferentes métodos para combatir el calor de nuestras ratitas.

Botellas de agua congelada: Podemos poner dentro de la jaula de nuestras ratas botellas de cristal con cubitos de hielo. Se deben envolver en un trapo o toalla para que no estén en contacto con la botella congelada. Si lo prefieres puedes colocarla fuera de la jaula, en el techo si hay algún piso o hamaca cerca o al lado de la base. Esto les proporcionará un lugar más fresco en la jaula.

Pulverizador con agua: Podemos rociarlas de vez en cuando con agua para que se refresquen.

Piscina: Un baño refrescante en los días de mucho calor les puede ir muy bien. Podemos preparar un tupper/cubo con un poco de agua, debe haber una zona en la que puedan ponerse de pie así como poder salir y entrar libremente. Juguetes o comida en el agua harán mas entretenida esta actividad.

Habitación fresca: Los días de mucho calor podemos poner la jaula de nuestras ratas en la habitación más fría de la casa.

Accesorios de barro o cerámica: Podemos poner accesorios de barro o cerámica ya que resultan más frescos para tumbarse que el plástico o las hamacas. Los días de más calor se pueden dejar un ratito en la nevera para que estén más fríos.

Ventilador con una toalla húmeda: Pon un ventilador a baja velocidad cerca de la jaula de las ratas, pero sin dirigirlo hacia ellas, con una toalla húmeda por delante. El aire que les llegue a las ratitas será fresco y no será excesivo para evitarles resfriados.