Mycoplasma

El Mycoplasma engloba a toda una serie de microorganismos, similares en propiedades a las bacterias, hongos y a algunos virus, y son la causa de numerosas patologías infecciosas.

En las ratas, el Mycoplasma específico es el Mycoplasma pulmonis. Estos microorganismos están presentes en la gran mayoría de las ratas, de hecho, estas bacterias se encuentran “dormidas” en el organismo de casi todas las ratas, debido a que se transmiten de las madres a los hijos durante el parto.

El Mycoplasma aparece como agente infeccioso y dañino a partir de una proliferación excesiva del mismo. Algunos factores, como el estrés, la presencia de vapor de amoniaco en el ambiente, los sustratos de madera, una alimentación con carencias de vitaminas A y E o la vejez, predisponen a las ratas a estas infecciones.

El Mycoplasma puede dar lugar a infecciones del sistema respiratorio, tanto superior como inferior, en el oído interno, dando lugar a otitis grave, o incluso infecciones genital, que pueden causar infertilidad en ambos sexos.

El Mycoplasma es un agente silencioso, y cuando los síntomas se hacen perceptibles, ya está avanzada. Si no se trata rápida y correctamente, puede dar lugar a enfermedades crónicas o incluso producir la muerte del animal. Esta enfermedad es altamente contagiosa para las ratas y otros animales, y precisa de un tratamiento veterinario inmediato y prolongado, por lo que deben retirarse aquellos individuos que presenten síntomas del grupo y acudir de urgencia aun especialista.