Porfirina

La porfirina es una sustancia de color rojizo que se produce en las glándulas de Harder de las ratas. Es algo normal pero puede asustar a los dueños primerizos, pues parece sangre. Esta sustancia puede ser segregada a través de los ojos o la nariz. Después de despertarse es normal que tengan un poco de porfirina acumulada durante el sueño, pero la profusa higiene diaria de la rata contempla la eliminación de los restos.

No está demasiado estudiada su función fisiológica, pero se sabe que un exceso en la secreción de porfirina nos indica que el animal sufre algún tipo de problema de salud físico o psicológico, como el estrés, una mala alimentación o una patología, por lo que deberemos acudir al veterinario.

Una rata sana no ha de mostrar un exceso de porfirina ni ha de segregarla durante todo el día. Lo normal es que al despertar las ratas posean una ligera cantidad en el borde de los orificios nasales y en ocasiones alrededor de los ojos, pero han de poder limpiarse fácil y rápidamente.

Cuando se produce un exceso de porfirina, las ratas pueden mostrarse con las patas delanteras de color rojizo al haberse limpiado el hocico y los ojos. También puede aparecer extendida por el rostro o la cabeza.