Salud

Las ratas son animales con un metabolismo muy rápido. Por ello, es conveniente realizar un chequeo diario y una revisión a fondo una vez por semana para poder actuar inmediatamente en caso de problemas físicos o enfermedad.

Durante el chequeo diario deberemos revisar el cuerpo de la rata en busca de alguna lesión, absceso o anomalía, comprobaremos que la cantidad de porfirina en ojos y nariz sea nula o muy reducida, buscaremos la presencia de ácaros u otros parásitos externos, que suelen verse principalmente en la zona trasera, barbilla o en la barriga, y controlaremos sus vías respiratorias en busca de algún signo de resfriados o similares.

En la revisión semanal, además de lo anterior, miraremos que los dientes tengan el tamaño y posición adecuados, controlaremos los pies y manos: el tamaño de las uñas, presencia de llagas en la base de los pies… Realizaremos una palpación del abdomen en busca de algún bulto (principalmente la zona de las axilas, las cadenas mamarias y la ingle). También debemos controlar el peso de nuestras ratas, ya que si varía mucho de una semana a otra puede indicar que hay algún trastorno. Debemos revisar las camas y los areneros por si hubiese restos de sangre en la orina que indicaran la presencia de una infección. La cantidad de agua que beben, si beben en exceso puede deberse a una diabetes o infección renal.

Si seguimos todos estos pasos es muy sencillo controlar la salud de nuestras ratas y controlar rapidamente la aparición de algún problema.

Algo muy importante a tener en cuenta cuando adquirimos una nueva mascota es disponer de una serie de elementos para una atención sanitaria urgente: el botiquín.

El botiquín de una rata debe incluir los siguientes productos:

Jaula de cuarentena: de tamaño más reducido que el de la jaula habitual, que permita al animal no tener que desplazarse demasiado. Es importante contar con material textil de color claro, preferiblemente blanco liso, para el nido, lo que nos ayudará a detectar hemorragias o pérdida de orina.

Fuente de calor: muy necesarias para ratas con enfermedades graves o ancianas que no puedan mantener su temperatura corporal. Las almohadillas de calor para microondas, esteras de calor y lamparas de infrarrojos son algunas de las más recomendables.

Herramientas diversas:

  • Toalla pequeña
  • Tijeras afiladas
  • Cortauñas
  • Bastoncillos de algodón
  • Algodón
  • Pinzas

Artículos médicos:

  • Jeringas de 1 ml, 2 ml y 5 ml
  • Vendaje adhesivo
  • Vendas estériles
  • Solución salina estéril
  • Polvo de Trimmex , para detener hemorragias
  • Escayola o yeso hemostáticos
  • Clorhexidina, solución antiséptica de limpieza