Alimentación

La salud de nuestras ratitas comienza en su alimentación. Por ello, es necesario conocer a la perfección qué alimentos pueden comer de manera habitual, cuáles no y qué otros pueden resultar peligrosos para ellas. Así, podremos ofrecerles la mejor nutrición acorde con su naturaleza.

Podemos estudiar más a fondo la alimentación de esta especie a raíz de sus necesidades nutricionales. Además de la alimentación en seco, que debe dejarse a total disposición del animal, debemos proporcionarles, de manera diaria, una pequeña ración de frutas y verduras frescas que complementarán su dieta, haciéndola más sana y equilibrada.

Los alimentos que ingieran nuestras ratas deben proporcionarles una serie de elementos necesarios para el correcto funcionamiento de su organismo. La calidad de estos alimentos es decisiva en cuestión de una correcta nutrición, pero las proporciones de cada elemento también juegan un papel muy importante. Excedernos, por ejemplo, en las grasas, provocará que nuestros animales tiendan a la obesidad, mientras que si desestabilizamos las proteínas, el sistema excretor puede verse afectado. Pero la nutrición no sólo se basa en lípidos y proteínas, sino también en los aportes vitamínicos, de aminoácidos, sales minerales y otros elementos esenciales.

Del mismo modo, las necesidades nutricionales no son idénticas para un mismo individuo a lo largo de toda su vida, sino que varían con su condición física, fisiológica o su edad. Por ello, debemos adaptar la dieta en función de su situación.

A grandes rasgos, podemos diferenciar dos tipos de dieta:

  • Dieta de crecimiento: para ratitas hasta 4 meses, hembras gestantes y/o en periodo de lactancia.
  • Dieta de mantenimiento: para ratas de más de 4 meses hasta su senectud.

Pero también podemos modificar su alimentación para conseguir cambios en su condición corporal:

  • Dieta para aumentar de peso: especialmente para ratas enfermas, convalencientes o de edad avanzada.
  • Dieta para bajar de peso: para ratas con tendencia a la obesidad.

Así, las necesidades nutricionales para la rata son las siguientes:

Siguiendo una dieta de mantenimiento:
 
Agua 10%
Proteínas 13% -14%
Lípidos 3% – 4%
Calcio 0.5%

Para ratas de más de 4 meses, es importante cubrir las siguientes necesidades nutricionales de manera diaria:

Agua 10%
Proteínas 14%
Lípidos 4%
Calcio 0.5%
Fósforo 0.3%
Sodio 500 mg/kg
Cloro 500 mg/kg
Potasio 0.36%
Magnesio 500 mg/kg
Hierro 35 mg/kg
Manganeso 10 mg/kg
Zinc 12 mg/kg
Cobre 5 mg/kg
Yodo 0.15 mg/kg
Molibdeno 0.15 mg/kg
Selenio 0.15 mg/kg
Vitamina A 0.7 mg/kg
Vitamina D 0,025 mg/kg
Vitamina E 15 mg/kg
Colina 750 mg/kg
Niacina 15 mg/kg
Ácido pantoténico 10 mg/kg
Vitamina B-6 6 mg/kg
Riboflavina 3 mg/kg
Tiamina 4 mg/kg
Vitamina K 1 mg/kg
Ácido fólico 1 mg/kg
Biotina 0.2 mg/kg
Vitamina B-12 0.05 mg/kg
Vitamina C 0 mg/kg  (*) 

(*) Las ratas sintetizan su propia vitamina C, es inútil proporcionársela de manera extra.

Siguiendo una dieta de crecimiento:
 
Agua 10%
Proteínas 18% – 20%
Lípidos 4% – 6%
Calcio 1%